14 ago. 2010

La Piedad






La Piedad, si tuviera que elegir una escultura favorita, entre mis favoritas, sería la de Miguel Ángel, sin duda la más bella.


Robert Hupka, una gran fotógrafo, tomó estas imágenes de la escultura, y dijo: "Por primera vez en mi vida, me encontraba ante la verdadera grandeza".



Miguel Ángel al ser preguntado por qué esculpió el rostro de la Madre tan joven como la del hijo, respodió: "Las personas enamoradas de Dios, no envejecen nunca".




Piadosas son las manos que rescatan la vida cuando le entregan muerte.


Piadosas son las manos que curan en ternura cuando la violencia hiere.


Piadosas son las manos que acunan la luz mientras la noche duerme.


Piadosas son las manos que acogen al amor aunque otros lo desechen.


Piadosas son las mano que cuidan las heridas, del maltrato de la gente.


Piadosas son las manos que juntas se arriman para beber de la fuente.


piadosas son las manos que humilde suplican frente a tanto prepotente.


Piadosas las manos que salvan el trigo, en la cizaña que crece.


Piadosas son las manos que todo lo pueden en Aquél que las fortalece.


Piadosas son las manos que el trabajo desgasta mientras más las ennoblece.


Piadosas son las manos que vacían están, porque su entrega es permanente.


Piadosas son las manos que saben dar gracias, al Dios que se las merece.

Piadosas... son las manos de María y las de aquel que se la lleve,

porque Cristo en sus propias manos se amasó, y por ellas, aún nos viene.


Javier Albisu sj






Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario